Trabajamos con OIT para actualizar el “Manual de buenas prácticas en la construcción”

Ser parte de un equipo multidisciplinario a nivel mundial, es una de las tareas donde mayor compromiso se adquiere al representar a un país y a una empresa.

La actualización del “Manual de buenas prácticas en la construcción”, de la Organización Internacional del Trabajo –OIT-, es un ejercicio que sirve para resguardar y profesionalizar a los miles de trabajadores de la construcción en los cinco continentes. 

El documento es importante para garantizar la salud, la seguridad y la capacitación de todos los trabajadores que intervienen en el proceso no solo de la construcción, sino en todo lo relacionado con los materiales que se utilizan para este propósito.

De esa cuenta, el doctor Roberto Hermosilla, gerente de OH&S, Salud y Seguridad Ocupacional de Cementos Progreso, junto a un grupo de expertos representantes del sector empleador, fue convocado para realizar la actualización de este instrumento.

Este ejercicio, busca mejorar las reglas y todas las acciones que los empleadores deben ejecutar para proteger la vida y la salud de los trabajadores de la construcción en todo el mundo.

El doctor Hermosilla, aseguró que: “El objetivo de la actualización de este código o manual de buenas prácticas, es poner a disposición de todos los países y organizaciones miembros de la OIT, guías actualizadas para que se pueda ejecutar un mejor trabajo en salud y seguridad ocupacional en el sector de la construcción y salvaguardar la vida y la salud de los trabajadores”.

La última vez que este documento se revisó fue en 1992, por ello, la revisión era necesaria  y prioritaria, principalmente para los empleadores y trabajadores alrededor del mundo.

OIT, seleccionó a un panel de ocho expertos representando al sector “Empleador”, a nivel mundial para realizar esta revisión, en donde el doctor Hermosilla representó a Latinoamérica y a Progreso.

Nuevas actualizaciones

Por ser documentos internacionales, se concentró la actualización en la salud ocupacional de los trabajadores, principalmente en las medidas de seguridad que se deben tomar antes, durante y después de participar en cualquier obra de construcción.

Y es que, Según la OIT, se debe tener claridad que el sector de la construcción es una de las industrias que prioritariamente, sigue necesitando de la mano de obra de las personas para poder ejecutar sus procesos”.

En ese contexto el doctor Hermosilla comenta: “Mientras muchas industrias han sistematizado sus prácticas, la construcción sigue necesitando la mano de obra de los seres humanos para avanzar en los proyectos y por esa razón, salvaguardar la salud y seguridad de los trabajadores con metodologías y reglas claras de protección, sumado a procesos de capacitación efectivos para los trabajadores, es indispensable y prioritario”.

Desde Progreso, se apoya a nivel gremial en Guatemala y en las distintas organizaciones internacionales, todos los esfuerzos y avances que se gestionan para proteger la salud, la seguridad ocupacional y el bienestar  de los trabajadores del mundo.

La salud ocupacional es prioritaria

Progreso decidió desde su gobierno corporativo, colocar a la persona en el centro de todas sus actividades, marcando una diferencia significativa en el diseño y desarrollo de todas las políticas de salud y seguridad ocupacional.

Compartir:

Otras noticias

Sebastián Perén y su amor por la construcción y la vida

Toda obra posee siempre un corazón, una estructura que la soporta y la mantiene de pie. De la misma forma, en cada hogar existen hombres y mujeres profesionales de la construcción, que son el alma de sus familias, las mantienen unidas y las llenan de ejemplo, entrega, fuerza y generosidad.

Leer más

Utilizamos cookies para proporcionarte una mejor experiencia. Al usar este sitio web significa que estás de acuerdo con nuestra Política de Privacidad.